Terraza Las Ocas

Una proposición verde desde 1982

Una proposición verde desde 1982

Durante los últimos tres años en esta ciudad hemos visto cómo las actuaciones en lugares públicos cambiaban un tanto su carácter. Con la crisis de las instituciones en lo que se refiere a la programación de conciertos y actividades musicales en general en los grandes espacios, los pequeños lugares han tomado protagonismo para dar salida a actuaciones que de otra forma se quedarían en el más absoluto olvido.


La hostelería ha ofrecido espacios diferentes, aunque no podemos olvidar que hasta los años 70 fueron las discotecas los lugares más usados para realizar actuaciones musicales, ya que no había otro tipo de infraestructuras adecuadas para ello. En los años 80 y en lo que va de los 90 en todo el país se ha producido un crecimiento espectacular en todo el sector del espectáculo y del mundo de la música, tanto en lo que es la actuación en sí como el mundo del disco y la radio, la prensa, la televisión y el vídeo.

Además, todas las capitales y grandes ciudades se han preocupado de dotarse de espacios e infraestructuras adecuadas para la realización de este tipo de actividades. Pero a diferencia de lo que ocurre en el mundo anglosajón, en Alemania y en buena medida en Francia, en nuestro país empezamos la casa por el tejado. Curiosamente no ha existido una línea de trabajo coherente en el terreno de la promoción artística y de la difusión en circuitos de pequeño formato, cuestiones básicas para que se desarrolle adecuadamente todo el mundo profesional que gira en torno al espectáculo.

Como decíamos, desde hace tres años han resurgido las actuaciones en bares, pubs, pequeñas salas y discotecas. Las actuaciones que hoy se ofrecen en estos lugares tienen poco que envidiar a las que podemos oir en radio o ver en televisión, con el añadido de que el directo es mucho más positivo para el artista y para el público de lo que puede ser la grabación o la retransmisión. En esta línea se han creado circuitos alternativos o se han potenciado otros que han funcionado durante años: es el caso de las salas de flamenco en Madrid y Barcelona, de las salas de pop-rock en las grandes ciudades o de pequeños teatros y salas de centros culturales en capitales o zonas que se han dotado de estas infraestructuras durante los diez últimos años.

El caso que nos ocupa, que es la programación de la Terraza Las Ocas, es un botón de muestra de 10 que pueden ser las programaciones privadas en relación con el mundo del espectáculo y sobre todo con los artistas jóvenes del propio territorio (en este caso la ciudad de Zaragoza).

Curiosamente, en los foros de debate más punteros como son las Comunidades Europeas y la UNESCO e incluso en algunas universidades de este país (sobre todo Barcelona) se está debatiendo y trabajando todo el tema de políticas culturales y su relación con el territorio como concepto complejo y resultado de una visión interdisciplinar y absolutamente contemporánea. El esfuerzo que realizan algunos empresarios para promocionar y agilizar los procesos creativos de su entorno inmediato se considera de vital importancia para la consecución de resultados en cuanto al desarrollo de la actividad cultural en el espacio.

En el caso de la Terraza Las Ocas, el año pasado demostró que se puede realizar una doble programación con resultados óptimos tanto en el terreno artístico como en el empresarial ya que ambos quedaron satisfechos de la experiencia: por un lado los jóvenes o no tan jóvenes artistas consiguieron actuar en un espacio nuevo y por otro el empresario que costeó los gastos incrementó su volumen de venta y de negocio.

La programación de la Terraza Las Ocas se centró y se va a seguir especializando en música (popular, jazz, folclore, variedades, celta) dirigiendo sus programas a jóvenes y adultos que podrán disfrutar de actuaciones musicales adecuadas al espacio de su terraza. Se ha buscado adecuar la actividad al espacio físico y, muy importante, al público potencial. Se pretende hacer un trabajo con calidad de propuesta y rigurosidad del trabajo bien hecho.

Este año se proponen actividades en la línea del 95, cuidando más la presentación e intentando incrementar la calidad para que el público se encuentre todavía más satisfecho durante su estancia en el parque. Porque las actividades como todo el mundo sabe, y si no lo sabe se lo decimos, tiene un marco muy especial, muy ecológico, como mandan los cánones, que es el Parque Primo de Rivera, lugar en el que está ubicada la Terraza Las Ocas y donde ha realizado su actividad durante años.

Dentro de la hostelería zaragozana hay pocos sitios que puedan gozar del encanto que posee la Terraza Las Ocas, respetando el entorno natural y potenciándolo. No nos cabe duda de que una buena medida para incrementar el atractivo y para crear nuevas experiencias culturales es plantear y realizar una programación como la que ofrece este establecimiento con 27 actuaciones los viernes y sábados de junio, julio y agosto. Toda la programación se ha publicitado en folletos de mano y en carteles distribuidos por la ciudad.

Lo más importante de la propuesta de actuaciones en el parque es, por un lado que la realiza la iniciativa privada sin contar con apoyo alguno de entidades o instituciones públicas, lo cual demuesrta que se puede llevar a cabo este tipo de trabajo de forma óptima y, por otro lado, y en otro orden de cosas, el programa plantea una forma diferente de acercarse a la música.

La primera cuestión deberá interesar tanto al sector hostelero como a los profesionales que trabajan en el mundo del espectáculo, y, en general, de la cultura, porque hay que analizar más a fondo la relación entre lo privado y lo público y estudiar la evolución y las posibilidades de la iniciativa privada en el terreno de las salas pequeñas o medianas. La segunda es la más interesante para la ciudad y para el público que gana en propuestas durante el verano. Está claro que la agenda cultural de Zaragoza va a ganar con la propuesta y la realización de más de 55 actividades en el entorno del parque Primo de Rivera. En estos momentos la ciudad necesita alternativas en su oferta cultural, pero debe ser el público el que diga si lo que se ofrece es interesante o no.

Respecto al público hay que considerar que no se trata de gente indiferenciada, porque sabemos que este establecimiento ha creado su clientela y, por ende, su público fiel. Y esto es tan importante como mantener una buena calidad en el servicio o en la oferta global del establecimiento. No cabe duda que uno de los aspectos que más interesan hoy en día en el mundo industrial y empresarial es la fidelidad de la clientela, la expansión, la venta de imagen y la necesidad de crear vínculos de necesidad y libertad entre la oferta y demanda.Todo el mundo que el moderno marketing y los estudios de mercado están trabajando constantemente. Si no, que se 10 digan a los japoneses, a Bill Gates o a las más avanzadas empresas de servicios, entre las cuales se encuentra el sector hostelero.

y si nos preguntamos qué tiene que ver un programa cultural con esto o, 10 que es 10 mismo, qué relaciones y mutuos intereses existen entre el mundo de la empresa, del dinero puro y duro, y la Cultura, estaremos en la pista de salida para poder entender en qué mundo nos estamos moviendo, ya sea en Zaragoza, en Madrid, en Lisboa o en Nueva York.

También es importante valorar la peculiaridad específica de una programación cultural y de una infraestructura hostelera que no plantean los problemas típicos y muy graves que tienen que sufrir los vecinos de las ciudades: ruidos, molestias ambientales, pérdida de calidad de vida y un largo etcétera.

En la Terraza Las Ocas nadie se molestará por las actuaciones, por el horario, por la música o por los sabrosos olores. Quizá los grillos o los pequeños roedores, pero es muy posible que disfruten con las actuaciones. Y esto, aunque parezca una tontería, es cada vez más importante para un público que se preocupa de su calidad de vida, de su bienestar, de la calidad de 10 que hace, de su tiempo libre y de todo 10 que se relaciona con él. Pero quizá todavía no se percibe bien esta nueva atmósfera de actividad. Tiempo al tiempo.

Ejemplos como las propuestas de la Terraza Las Ocas son positivos y crean un caldo de cultivo necesario en nuestro territorio, para la gente de aquí y para todos aquellos que intentan ganarse la vida con y en el mundo de la Cultura y, más concretamente, el espectáculo. Y para entender todo esto que decimos ¿Porqué no acercarse a tomar una copa y disfrutar de las noches de verano en un lugar que parece especializarse en dar gozo? Lo mejor es meterse de lleno, venir al Parque, disfrutar de lo que nos ofrece, calmarse un poco y meterse dulcemente en un mundo diferente hecho especialmente para nosotros.




Terraza Las Ocas - Parque Primo de Rivera S/N. Tel.: 976 271 775